Blog

Segundo dividendo digital

El plan es liberar la banda de 700 MHz, conocido como segundo dividendo digital, el cual tiene como objetivo garantizar un enfoque coordinado del uso de ello. Esto ayudará a prestar un buen servicio 5G y extender la cobertura, en cualquier parte. Además esto asegurará el acceso y la conectividad,  una de las principales preocupaciones es como se van a otorgar las licencias de la banda de los 700 MHz . Aunque los operadores podrán lanzar 5G sin ella, esto lo facilitaría.

Uno de los objetivos será satisfacer las necesidades de la distribución de televisión digital terrestre, se intenta dejar por un prolongado tiempo la banda de frecuencias de 470-694 MHz para la prestación de servicios. Porque es mejor que el cambio se pueda realizar de la mejor manera, sin que esto afecte a los consumidores.

Se realizará unas encuestas a todo tipo de personas como operadores, usuarios, empresas, administración publica y la sociedad en general para saber cómo observan el procesa de la ya nombrada liberación del segundo dividendo digital. Es importante saber la opinión pública en este tipo de casos, que opinan del plan, que es lo que prefieren, si les parece apropiado el tiempo y la realización del proyecto, que les preocupa, que información necesitan, para poder mejorar en cualquier aspecto e informarlos más sobre dicho plan.

Pero esto es solo el primer paso el objetivo principal claro está es que todos puedan disfrutar en poco tiempo de los 700 MHz para el 5G. Esté muy pendiente de cualquier información sobre este tema muy importante para cualquier usuario.

Las distintas antenas más empleadas para televisión terrestre

Muchos son los tipos y diseños que hay disponibles para antenas de televisión, pero es importante e interesante conocer cuales antenas resultan agradables para tener una mejor frecuencia televisiva.

Antena de Hertz o dipolo simple

Es la antena básica por encima de cualquier otra, ya que de hecho sirve de base para antenas más sofisticadas. La misma genera campos electromagnéticos en muchas direcciones, excepto sobre el propio eje contenedor de la antena.

Antena de doblado o dipolo plegado

Es una variante muy común a las antenas de media onda; de hecho mantienen sus características, menos el ancho de banda que aumenta, así como la impedancia que también se eleva considerablemente.

Antena de tipo logarítmico-periódica

Consiste en un conjunto de dipolos de media onda de tamaño, cuyo nivel de separación aumenta de forma progresiva. Esta antena tiene dos dipolos adyacentes que se distribuyen la alimentación en contrafase. Este tipo de antena suele tener un ancho nivel de banda, lo cual era especialmente útil cuando la televisión solo era analógica, pues esta antena cuenta con receptores para ambas frecuencias, la VHF y la UHF, sin necesidad de adquirir dos antenas distintas para tal fin.

Antena tipo Yagi

Esta antena es la más común en cuanto a recepción televisiva. Tiene un dipolo al que se colocan varillas metálicas de forma paralela. Estas varillas no se alimentan de ninguna señal en concreto, sino que reducen el lóbulo de radiación en el sitio donde se coloque, aumentando la ganancia del lóbulo contrario en el proceso. Si usamos varillas de menor tamaño, alargaremos el diagrama de radiación y por ende, aumentaremos la ganancia.

Estas antenas tienen 3 elementos, los directores (dirigen el campo eléctrico), los reflectores (simulan el campo eléctrico sobre los directores para aumentar la señal), y los dipolos (reciben alteraciones de las ondas electromagnéticas).

Las TDT son las que utilizan mayormente las antenas tipo Yagi, por lo que será muy común verlas cuando este caminando por la calle.

Interferencias 4G o LTE

Al finalizar el dividendo digital, las compañías y operadoras telefónicas comenzarán a utilizar la frecuencia que anteriormente utilizaba la televisión TDT. Esto es lo que genera las interferencias 4G o LTE derivados de la telefonía móvil.

Ahora bien, las interferencias ocurren cuando en el sistema de comunicación que se está manipulando llegan diferentes señales, estas son provenientes de otro método de comunicación y  entorpecen la recepción de la señal que pretendemos escuchar.

Generalmente en sistemas radioeléctricos las interferencias suceden porque una sola zona  es el punto de llegada de varias señales. Estas vienen de diferentes sistemas y al mismo tiempo operan en la misma banda de frecuencia, generando las llamadas interferencias.

Sí bien el espacio radioeléctrico es un área compartida con diferentes medios de telecomunicaciones, existen señales que generan interferencias indebidas. Cada espacio tiene su propio derecho y al invadir dichos sistemas se están emitiendo señales ilegales que afectan la recepción de la señal original y causa un rompimiento de los permisos de cada medio.

Las interferencias son básicamente lo que ocurre cuando dos o más ondas se intercalan y generan una onda ligada de características diferentes.  Esto se origina porque en la zona existen ondas de frecuencias similares.

En las radiocomunicaciones, las interferencias provienen del espacio compartido que existe en el medio ya que suele suceder que dos o más fuentes emiten en frecuencias cercanas o en muchos casos, en la misma. Esto es lo que ocasiona los errores de comunicación.

¿Cuál es la interferencia más frecuente?

La interferencia con más frecuencia es aquella que se produce cuando dos ondas se combinan y crean una señal en conjunto y puede llegar a suceder que sea imposible recobrar la información. Cuando esto ocurre la única alternativa es que cualquiera de ambas fuentes cambie su frecuencia o que transforme la potencia con la que está emitiendo.

Suele suceder que en la rama de la electrónica de comunicaciones se confunda el concepto de interferencia con el de distorsión. Esto ocurre ya que existen unos tipos de distorsión que se originan por el mal funcionamiento de los aparatos electrónicos, lo cual crea interferencias a la señal substancial.

La interferencia  más común en la rama de comunicaciones es la “interferencia de canal adyacente”. Esta básicamente es la salida de la frecuencia establecida de una parte de la potencia portadora que irrumpe en el espectro de otra señal.  El motivo de que esto ocurra es que hay un mal colado de la señal y no supera los límites del canal determinado.

Guía para instalar usted mismo una antena parabólica

Usted mismo puede ser el responsable de instalar su sistema de televisión satelital en casa, a través de una serie de pasos muy prácticos. Cuando los satélites DTH (Direct To Home por sus siglas en inglés) aparecieron por primera vez en los años 80, recibir señal de canales vía satélite se volvió mucho más rentable y atractivo, ya que los tamaños de las antenas no eran muy grandes.

Los años 90 fueron testigos de la transición entre señales analógicas y digitales, por lo cual las antenas parabólicas diseñadas para el hogar tomaron protagonismo al ser una vía de entretenimiento más variada que los canales en televisión nacional. 

En esta guía pretendemos detallar de la forma más fácil posible todos los pasos que involucran la instalación de una antena parabólica en casa, considerando no solo su bolsillo al momento de seleccionar las herramientas que se deben usar, sino también su entretenimiento en el proceso.

Recursos materiales y herramientas para la instalación

En cuanto a materiales, vamos a necesitar de cable coaxial, un kit de fijación, antena parabólica de cualquier marca, soporte, el LNB (Low Noise Block por sus siglas en inglés), y un receptor. Para hablar de las herramientas necesarias, tenemos el taladro, brocas, llave inglesa, alicates, cinta adhesiva, destornilladores, tijeras, brújulas y un nivel de burbuja.

Seleccionar el tipo de soporte y el sitio de instalación de la antena

La ubicación es el primer paso para comenzar a instalar nuestra antena en casa, entre las cuales recomendamos el jardín, patio, balcón o azotea con ubicación hacia el sur, considerando también que debe tener cercanía al sitio o habitación donde se instalara en televisor, y consecuentemente el receptor; este concepto se aplica para evitar taladrar muchas paredes, y reducir la potencial perdida de señal.

Los soportes juegan un papel importante, ya que cambian dependiendo de la orientación de nuestra antena al momento de fijarla (vertical u horizontal). Los soportes suelen tener un uso determinado: los brazos en forma de codo o “U” funcionan para las paredes, los de pie verticales son ideales para jardines y terrazas, y las barras verticales para ubicar la antena en sitios muy altos.

Debemos anclar el soporte a la pared, pues el mismo tiene que estar duramente fijado para evitar cualquier problema de movilidad gracias al viento u otros agentes externos, y también para que pueda aguantar el peso de la antena.   Para fijar el soporte tendremos que utilizar tacos y tornillos, para lo cual recomendamos tacos metálicos para paredes de hormigón, y tacos de nylon en paredes de obra, considerando también cuál es el diámetro de nuestra antena.

 Las antenas son susceptibles a tener problemas de recepción si hay sombras en frente de su espectro. A raíz de este problema, debemos evitar que al momento de ubicar la antena, la misma tenga objetos que estorben el campo visual hacia el cual la antena está orientada. Incluso, si el satélite que enviara la señal se encuentra muy lejos en el horizonte, la antena deberá situarse de forma más horizontal, siendo más fácil que perciba objetos estorbando en el camino.

Si hay obstáculos fijos que no pueden ser movidos de lugar, recomendamos utilizar una regla muy sencilla. Para calcular la distancia necesaria de separación entre la antena y el objeto, solo debemos marcar la altura de dicho objeto por 1,5.

Montar la antena parabólica

Lo primero que debemos hacer al momento de instalar la antena, es ubicar el plato en el piso momentáneamente mientras armamos el brazo o mástil, colocando en el punto focal el soporte del LNB. Cada fabricante de antenas debe incluir un instructivo explicando cómo ensamblar el brazo.

Instalar el soporte

Si el soporte va a ubicarse en la pared, recomendamos fijarlo con 4 huecos taladrados. Cuando se tenga una pared con orientación sur, determinaremos la altura apropiada para colocar el soporte, y luego abriremos el primer agujero en la parte superior izquierda de la base, insertando el taco correspondiente y luego apretar el tornillo con cuidado.

En este instante, utilizaremos el nivel de burbuja para determinar si la placa del soporte está totalmente nivelada, y de ser así continuaremos taladrando el resto de los agujeros. Al igual que el primero, insertaremos el taco y después apretaremos el tornillo con una llave inglesa, llave de tubo o taladro con cabeza hexagonal incorporada.

Al asegurarnos que el soporte este completamente perpendicular con respecto al piso, colgaremos la antena encima del soporte, sin apretar totalmente sus tornillos ya que muy seguramente debamos modificar la altura y el giro.

Despliegue de cable coaxial

Al momento de desplegar el cable coaxial, debemos determinar primero cuántos metros de cable necesitaremos, para luego pelar el cable utilizando un alicate; debemos calcular 1 centímetro de cable con respecto al cobertor del mismo, así como también la malla interior que cubre el aislante y el conductor. Lo más importante es que el conductor quede al aire sin nada alrededor. El conductor debe estar libre de contacto con la malla metálica o el cobertor, pues sino ocasionara perdidas de señal por ruido o interferencia, o incluso el receptor podría indicar un problema de cortocircuito con el dispositivo LNB.

Cuando el cable esté preparado, insertaremos el conector F a presión, dejando apenas un mínimo espacio de salida para el conductor de cobre. La filtración de agua o frio puede perjudicar el cable, por lo que recomendamos sellar el espacio exterior entre el conector F y el cable con cinta aislante. Ya habiendo seguido estos pasos, el conector estará listo para enchufar el receptor de satélite al LNB de nuestra antena.

Orientando correctamente nuestra antena

La antena debe estar orientada hacia el sur (no estrictamente, pero si es recomendado), marcando en su mástil los puntos de su cabeza, y el anclaje trasero, esto para futuros cambios de ubicación. Hay dos factores que nos facilitaran el asunto de la orientación de la antena: el azimut y la elevación.

  • Azimut: Este elemento toma el norte como referencia, indicando en grados el ángulo de giro horizontal de la antena, lo cual siempre es necesario para orientar nuestra antena hacia un satélite concreto. Si tomamos referencia al sur, habrá que restar unos 180 grados al azimut que obtengamos. Si la cifra es negativa, debemos girar la antena hacia la izquierda, y si es positivo, hacia la derecha.
  • Elevación: Simplemente es el ángulo de elevación e inclinación de la antena sobre la orientación vertical en el horizonte; esta puede ajustarse fácilmente en la montura de la antena.

Ajuste del LNB

Cuando instalemos el LNB, debe cumplir con dos criterios: quedar rotado con el ángulo de polarización correcto, y colocarlo en el foco de la antena para fijarlo por el cuello con la abrazadera.

Cuando debamos llevar a cabo cambios en los grados de la antena, podemos utilizar un simple transportador de ángulos como herramienta de referencia. 

Los ajustes finales en cuanto a señal

Una vez el LNB y la antena estén apropiadamente ubicados, debemos proceder a afinar la señal mediante algunos trucos. El primero consiste en utilizar un satfinder al cual conectaremos en un extremo el cable hacia el LNB, y en otro extremo el cable hacia el receptor, el cual suministrara el voltaje. Una vez encendido el receptor con la frecuencia del satélite que queramos, regularemos la sensibilidad de la señal recibida para que el valor quede en 5. Para ello vamos a modificar el azimut y la elevación hasta que la señal acústica se intensifique y el valor suba hasta 10. El receptor debería indicarnos la cantidad y señal de S y Q.

Aunque el receptor suela indicar que la barra se señal está llena totalmente, ello no asegura que la señal este lo más óptima posible. Solo es un indicador de que el LNB recibe corriente a través del receptor.

Con este procedimiento queremos mejorar el porcentaje de calidad de señal, aumentando el valor Q.

Buscando tus canales deseados

Considerando que cada receptor de televisión es distinto, los canales pueden discriminarse en la búsqueda por satélites, y la frecuencia o transpondedor para que busque canales encriptados, abiertos, etc.

Al ejecutar la búsqueda tendremos frente a nosotros una lista de canales con nuestros parámetros de búsqueda, de los cuales nos convendrá ordenarlos, borrar los que no queramos en nuestra señal, y si así lo deseamos, agrupar algunos en una lista de favoritos.

Una vez terminado este paso, será momento de recoger todas las herramientas y materiales, sentarnos en nuestro mueble más cómodo y disfrutar de la variedad de canales disponibles gracias a un trabajo práctico. 

Si a pesar de estas instrucciones no siente que está capacitado para llevar a cabo la instalación, le recomendamos contactar con un técnico especializado que logre montar o reparar su antena parabólica. Éste le podrá asesorar en cuanto al material necesario, y la mejor ubicación para instalar la antena.

¿Para qué sirve un amplificador TDT?

¿Cuántas veces nos habremos desesperado cuando se veía la televisión con mala calidad o pixelada? Lo que ocurre en estos casos o en la mayoría de los mismos es que llega una señal poco intensa. Pues bien, lo que necesitamos en estos casos es un amplificador TDT para aumentar la señal de la antena.

Un amplificador es un pequeño dispositivo que sirve para recibir una señal de entrada, la procesa y de esta manera de potencia la salida. Es importante que se reciba bien la señal ya que sino la señal se amplifica de manera deficiente.

El lugar donde debemos colocar el amplificador es muy importante, ya que debemos colocarlo lo más cerca posible de la antena. Debido a que, si lo colocamos lejos, la amplificación de la señal será de menos calidad debido a las pérdidas que se acumulan tras los metros del cable que podríamos ahorrarnos.

Antes de instalar un amplificador de TDT tendremos que decidir qué tipo de amplificador es el que necesitamos, de interior o de mástil. En primer lugar y diferencia clara es el lugar de instalación. El amplificador de interior la instalamos en el interior de la vivienda, y el de mástil se sitúa en el mástil donde instalamos la antena terrestre de la televisión.

Para poder elegir tenemos que tener en cuenta los siguientes puntos. En primer lugar, es la distribución de nuestra instalación. Si se trata de una antena colectiva de una comunidad y somos los únicos en recibir mal la señal debemos decantarnos por un amplificador de interior. Por otra parte, es el nivel de señal que debemos amplificar debido a que uno de interior puede amplificar menos decibelios en comparación con uno de mástil. Algo lógico, es que todos los amplificadores necesitan una fuente de alimentación y si nos decantamos por uno de mástil es poner una fuente de alimentación, pero los de interior cuentan ya con esa fuente, nosotros solo tenemos que enchufarlos.