¿Cómo funcionan las antenas parabólicas?

Todos conocemos la función principal de las antenas parabólicas, la cual es la de poder recibir las señales de televisión. La forma en la que recibimos la señal es de ondas electromagnéticas que llegan desde un satélite.

Es importante mantener siempre el satélite posicionado en la misma posición debido a que es necesario que se mantenga en su órbita siguiendo la misma velocidad que la Tierra.

El proceso es sencillo, y se inicia con la emisión desde un punto de la Tierra donde una señal sale hacia el satélite. Pero para que la señal se conduzca es necesario la existencia de repetidores. Una forma de poder ahorrar dinero es la de colocar un repetidor en un lugar relativamente alejado, esto es lo que conocemos como satélite.

Las antenas parabólicas para recibir una buena señal el plato metálico o reflector metabólico, se fabrican con acero, fibra de vidrio o bien aluminio.

Una vez instalamos nuestra antena parabólica lo que queremos es recibir una buena recepción, por lo que es recomendable ubicarlas en la parte exterior de los edificios o casas, además de orientarlas de la forma adecuada. Por ello es muy recomendable el acudir o contar con un profesional cualificado debido a que no es una tarea tan sencilla como nos podemos pensar. Los profesionales necesitan del uso de una brújula y por supuesto de conocimientos técnicos a cerca de su instalación y orientación. Una toma de tierra nunca estará de más para aumentar su seguridad y más cuando se encuentran al exterior sin protección alguna.

El sistema LBN es universal y se trata de un sistema electrónico en el que la antena receptora transforma las ondas electromagnéticas amplificando a una señal eléctrica que se amplifica. Un concepto que no tenemos todos claro es que es el satélite es el que capta la señal, y al rebotar en el plato de la antena que recibe todos los canales. Habiendo dos bandas; alta o baja. Que pasan por un proceso de selección. Debemos tener en cuenta el tamaño que elegimos para nuestra antena, ya que según esto la señal será más o menos intensa.

Finalmente, el LBN hace que llegue la señal al receptor del satélite, como la televisión, mediante el conocido cable HDMI. Todo el proceso finaliza con la transformación de la señal en las imágenes que nosotros vemos.